Lunes 22 Ene 2018

Número 1 estatal en la fabricación de bancas de iglesia

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Comparte este artículo

Imprimir

Mesas de noche

. Posted in DORMITORIOS

La comodidad y el abrigo de tus mejores sueños

Montealbán Maderas y MueblesUna mesita de noche, mesita de luz o velador es una pequeña mesa que se ubica al lado de la cama.

Suele tener cajones en los que se colocan objetos personales, facilitándole a las personas acostadas en la cama el acceso a las mismas.

En dicho caso, en México se le llama buró. Sobre la mesita se coloca una lámpara pequeña, con el objeto de permitir una luz adecuada para poder leer y el despertador, entre otros objetos.

Montealbán Maderas y Muebles Existen varios muebles imprescindibles en un dormitorio sin los que la estancia no tendría sentido. Más allá de la cama, los armarios o la cómoda, las mesillas de noche son un elemento que no sólo sirve para decorar con un toque personal, si no que además tiene una funcionalidad evidente.

En el Montealbán Maderas y Muebles encontrarás numerosas ideas que te ayudarán a decidir cómo deseas que sean las tuyas para que tu dormitorio se convierta en lo que siempre habías soñado.

Montealbán Maderas y Muebles Los dormitorios son una estancia muy especial y debemos prestar mucha atención a su decoración, puesto que ésta puede llegar a influir en la calidad de nuestro descanso.

En este sentido, las mesillas de noche cumplen una función importante para el momento del descanso y además ofrecen múltiples posibilidades decorativas que es preciso aprovechar.

Montealbán Maderas y MueblesLas mesillas de noche forman parte del mobiliario clásico de los dormitorios, pero siempre ocuparon un rol bastante secundario. Las tendencias decorativas modernas, en cambio, les han cedido un protagonismo mucho mayor.

Las mesillas de noche como parte de la decoración

La mesilla de noche es un mueble que parece haber estado siempre allí. Sin recibir demasiada atención, ha acompañado al mueble principal (la cama) y ha tenido algunas funciones fundamentales a su cargo: servir de apoyo para la lámpara, el despertador, libros o revistas, quizás fotos o flores, adornos, etc. Pero, en los últimos años, las mesillas han adquirido mayor protagonismo, hasta llegar a brillar con luz propia en la decoración del dormitorio.

Montealbán Maderas y MueblesSe pueden usar mesillas de noche distintas a ambos lados de la cama, siempre que tengan al menos un rasgo común.

En primer lugar, ya no existe ningún tipo de exigencia decorativa para que las dos mesillas, a ambos lados de la cama, sean iguales. Pueden ser diferentes, si es necesario que cubran distintas necesidades o solo por una cuestión de gustos. ¿Cómo de distintas? Pues todo lo que se desee, siempre y cuando las dos se adapten al estilo general de la decoración del dormitorio y que ambas tengan al menos un rasgo común.

Ese aspecto común puede ser el material del que estén construidas, el color, la textura o el tipo de acabado, etc. Es decir, deben tener al menos un elemento visual que las hermane y las haga ver como dos partes del mismo conjunto (y no como dos objetos diferentes que solo se han colocado en el mismo lugar). Incluso un elemento que no forme parte de las mesillas puede lograr esa unión visual, como pueden serlo dos lámparas iguales de buen tamaño.

Mesillas de noche, diseños y alternativas

Montealbán Maderas y MueblesPor otro lado, las mesillas pueden responder a diseños muy variados. Tradicionalmente eran pequeñas mesas rectangulares, con uno o dos cajones y cuatro patas, y se podía salir bastante poco de estas normas. Los estilos modernos permiten que la creatividad se haga cargo de los diseños y se pueda pensar en una gran cantidad de opciones.

El objetivo central es contar con una superficie junto a la cama donde se puedan dejar distintos elementos, como una lámpara, el despertador, diverso material de lectura, algún adorno o un vaso de agua. Esa superficie pueden serlo mesas pequeñas de lo más variadas: redondas, de una sola pata, sin cajones, etc. De este modo se renuncia a algunos espacios de almacenaje, pero en ocasiones conviene preguntarse si en realidad esos lugares son necesarios allí y no se pueden buscar otras alternativas.

Un taburete, un pequeño banco e incluso una silla pueden cumplir la función de mesilla de noche. El requisito deseado, en estos casos, es que la superficie superior donde se han de apoyar los objetos no sea mullida sino rígida, para obtener mayor estabilidad.